Ir a contenido
Está usando una versión antigua de su navegador. Este sitio web no está preparado para su visualización en navegadores obsoletos.
Por favor, por su seguridad, instale un navegador más actualizado y seguro.

Navegador Internet Explorer 8  Navegador Google Chrome  Navegador Mozilla Firefox
 

Artesanía del software

«El artesano desarrolla un cierto tipo de conocimiento sobre su trabajo que le lleva a producir sus propios frutos, al estar presente o atento a lo que ocurre.
El artesano aprende que en el trabajo suele existir una joya escondida bajo la superficie que la emoción del trabajo hace salir a flote, y que existe una única forma de descubrirla: practicar la artesanía de forma consciente e intentando ser lo más eficaz posible. Realizarse mediante el trabajo. Pulir y pulir, hecho desde el fondo del corazón. Sabiendo que no existe forma de saber cuándo la joya aparecerá, pero confiando en el trabajo personal. En un momento dado y cuando menos se espera, ¡la joya aparece! Y de hecho, así es. Asi el artesano es aquella persona que ha alcanzado una etapa de su desarrollo en la que se halla contento con el trabajo, a sabiendas de que solamente si está metido en la faena la joya se manifestará tal cual es y se podra relacionar plenamente consigo mismo, con su propio corazón y cerebro.»

-- "El mito del emprendedor", de Michael E. Gerber 




Este párrafo describe de una forma bastante acertada lo que cada vez más desarrolladores entendemos como artesanía del software. Personalmente, cada vez voy alejándome de la idea actual de ingeniería, ya que el desarrollo de software no lo es puesto que ni existen ni pueden existir métricas ni normalizaciones, ni mucho menos procedimientos estandarizados; la razón es sencilla: el desarrollo de software implica la creación de aplicaciones para humanos, con sus defectos y cambios de idea, con su entorno cambiante y toda la ristra de aleatoriedad que sólo una persona puede proveer a un sistema.

 

La artesanía de software no habla de chapucillas trabajando en ropa interior en su casa, habla de artesanos en el sentido histórico del término: una persona perfeccionista, enamorada de su oficio y en permanente aprendizaje y práctica. No en vano el primero de los puntos del Manifiesto para la artesanía del software es: «Not only working software, but also well-crafted software» (No sólo software que funcione, sino software bien construido).

 

Not only working software, but also well-crafted software

 

En la artesanía del software se pone el énfasis en las capacidades de desarrollo del programador y su capacidad de aprendizaje constante, como una forma de resolver los problemas habituales de la industria que surgen por un enfoque hacia el software como producto en lugar de como arte. Donde la industria tradicional pone varios niveles de consultores, analistas, diseñadores y programadores, la artesanía del software, basada en las directrices del desarrollo ágil (Agile Manifesto), da prioridad a la figura del desarrollador artesano, trabajando dentro de un grupo de artesanos de mayor o menor nivel.

 

Aprendizaje y mejora constante, gusto por la perfección entendiendo que ésta es inalcanzable, productos sólidos, bien construidos y pasión por el oficio. Soy un artesano; artesano del software.

 



Creative Commons License Esta web http://alvaroremesal.net , su contenido, texto e imágenes está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España.

2017 - Álvaro Remesal Royo   Avisos legales

logo-acms