Ir a contenido
Está usando una versión antigua de su navegador. Este sitio web no está preparado para su visualización en navegadores obsoletos.
Por favor, por su seguridad, instale un navegador más actualizado y seguro.

Navegador Internet Explorer 8  Navegador Google Chrome  Navegador Mozilla Firefox
 

blog

15 dic

Animar al emprendimiento desde la prensa

0 comentarios Opinión , Actualidad , Trabajo , Negocios

Me ha parecido muy interesante esta reflexión en un artículo de Rodolfo Carpintier (las negritas son mías):



Cada sesión de éstas [reunión con emprendedores entusiasmados] es una bendición en este país que sigue mirándose al ombligo y en donde las portadas de los periódicos están dedicadas a las actuaciones de chorizos de mayor o menor calado -al parecer, vende más la porquería- en vez de sacar a nuevos modelos de emprendedores que es lo que necesitamos para generar empleo y afrontar el Siglo XXI de otra manera.



El público en general odia a la gente de las altas esferas que se forran con chanchullos, pero lo ven algo lejano, inaccesible. Pero, ¿y si los medios no se hiciesen eco de estas basuras en la portada -si acaso sólo en alguna escueta nota en el interior? ¿Y si en su lugar las portadas fuesen para emprendedores de éxito, para nuevos negocios que ha montado el vecino del 5º? ¿La gente vería más viable el llevar a cabo su idea y así generar negocio y empleo?

 

La prensa, escrita o visual, tiene un gran poder sobre la masa pública. Actualmente lo que nos muestra día sí y día también es que unos pocos se pegan la gran vida y de vez en cuando trincan a alguno. Si en lugar de tanta basura las portadas mostrasen que es posible emprender, que crear un negocio es viable y no una utopía al alcance sólo de unos pocos, ¿podríamos ver un cambio en la actitud general hacia el emprendimiento?.

 

Hoy en día la conversación de bar típica habla del político corrupto o del empresario del pelotazo ladrillero, pero tal vez cambiando las portadas la convesación de la barra derivaría hacia el chico aquel que montó una agencia de viajes en internet, o el agricultor sesentón que empezó a vender naranjas directamente al consumidor. Y tal vez, de esa forma se iría introduciendo en el imaginario colectivo algo más positivo que la mierda que vemos a diario, una imagen más constructiva del mundo, donde si alguien tiene una idea de negocio sienta que no es utópica y la gente a su alrededor le apoye en lugar de ponérselo negro.



Creative Commons License Esta web http://alvaroremesal.net , su contenido, texto e imágenes está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España.

2014 - Álvaro Remesal Royo   Avisos legales

logo-acms